CORSARIOS DEL METAL
El Festival del Año

HELLFEST 2014

Los Capitanes Corsarios

David Esquitino, Fernando Checa y David Collados

Suscríbete

Recibe el programa

en cuanto se publica

(PODCAST)

Abordajes Recientes

Concierto. Mago de Oz + Sinkope + Jorge Salán
Crítica. Maeder. Another Thin´comming
Playlist. 21 de Octubre de 2007
Audio del Programa del 21 de Octubre de 2007
Esta noche: El Metal tiene su azote: Metales Condu...
Concierto de Joe Lynn Turner. Madrid sala Heineken...
Crítica. Sodom. The final sign of evil
Playlist. 14 de Octubre de 2007
Esta noche: Estrenos, comentarios de concierto y b...
Crítica. David Readman. David Readman

El Cofre

11/2006
12/2006
01/2007
02/2007
03/2007
04/2007
05/2007
06/2007
07/2007
08/2007
09/2007
10/2007
11/2007
12/2007
01/2008
02/2008
03/2008
04/2008
05/2008
06/2008
07/2008
08/2008
09/2008
10/2008
11/2008
12/2008
01/2009
02/2009
03/2009
04/2009
05/2009
06/2009
07/2009
09/2009
10/2009
11/2009
12/2009
01/2010
02/2010
03/2010
04/2010
05/2010
06/2010
07/2010
08/2010
09/2010
10/2010
11/2010
12/2010
01/2011
02/2011
03/2011
04/2011
05/2011
06/2011
07/2011
08/2011
09/2011
10/2011
11/2011
12/2011
01/2012
02/2012
03/2012
04/2012
05/2012
06/2012
07/2012
08/2012
09/2012
10/2012
11/2012
12/2012
01/2013
02/2013
03/2013
04/2013
05/2013
06/2013
07/2013
08/2013
09/2013
10/2013
11/2013
12/2013
01/2014
02/2014
03/2014
04/2014
05/2014
06/2014
07/2014
08/2014
09/2014
10/2014
11/2014
12/2014
01/2015
02/2015
03/2015
04/2015
05/2015
06/2015
07/2015
08/2015
09/2015
10/2015
11/2015
12/2015
01/2016
02/2016
03/2016
04/2016
05/2016
06/2016
07/2016
08/2016
09/2016
10/2016
11/2016
12/2016
01/2017
02/2017
03/2017
04/2017
05/2017
06/2017
07/2017

Colegas de Tortuga

Radio Enlace
El Mascarón de Proa
Rafa Basa
Rock Metal
Onda Salvaje
Alianza
La Jungla Rock
La Guarida de Morgan
Solo Rock
Los + Mejores
Metallia
TNT Radio
Onda Merlín
La hora del Guardián (Foro)
La Prisión del Placer
Anecdotario del Rock

Súbete al Galeón

Recuerda, en directo

Domingos a las 22:00



El Catalejo



La Perla Semanal

Abórdanos

El Zoco

viernes, octubre 26, 2007

Concierto. Dokken + Kingdom Come

DOKKEN + KINGDOM COME. Sala Heineken. 13 de Octubre

Noche Hard Rockera en pleno puente del Pilar. Noche que prometía buenas emociones con el concierto en la Sala Heineken de dos bandas ya míticas. Por un lado los alemanes, Kingdom Come, la banda de Lenny Wolf, el mayor admirador de Robert Plant que existe, y por otro Dokken, otra banda con el nombre del vocalista que lleva liderándola más de 25 años. Interesante propuesta que llenaba hasta la bandera la sala de la calle Princesa, convertida en algunos de sus rincones en una vuelta al pasado más glamouroso del rock & roll: pañuelos de colores, mallas de diseños irrepetibles, mucha laca y sobre todo calor, mucho calor.

Con adelanto sobre la hora indicada (ya se sabe que la Heineken ha de vaciarse por la vía rápida para reconvertirse tras los conciertos en discoteca quenada tiene que ver con el rock) comenzaban su actuación Kingdom Come. En su larga carrera Kingdom Come tienen una canción largamente recordada, el vacilón “Do you like it”, que es imposible no haber escuchado alguna vez, un par de discos que muestran como en Europa se recogió el testigo del Hard Rock americano a finales de los años ochenta: su disco debut y, especialmente “In your face” Y a partir de ahí una carrera con constantes altibajos marcada por la pasión de su líder por Led Zeppelin. Kingdom Come son un gran grupo, de eso no cabe duda. Lenny mantiene un estado de voz encomiable, y se hace acompañar por un grupo muy solvente. El inmenso guitarrista Eric Foerster es impresionante sobre las tablas, y Frank Binke no para de moverse al son de su bajo machacón. El problema son sus canciones. Aburridos hasta la extenuación, tan sólo dedicaron al recuerdo de esos dos primeros discos los temas “Get it on”, “Living out of touch”, “Pushing Hard” y la imprescindible “Do you like it” con la que cerrarían su actuación. Por el contrario, temas como “Mother” de su disco “Independent”, la lenta “Gotte move now”, con la que abrieron, de “Perpetual” o el largo interludio bluesistico de mitad de su concierto, dejaron absolutamente fría a la asistencia.

Todo el mundo esperaba un tema, y sonó por fin. Fue coreado y bailado con la sala ya hasta los topes, pero la sensación general era de pasividad y, si acaso, de admiración por un vocalista en gran estado de forma pero que hace años abandonó el estilo por el que la mayoría de los asistentes se encontraban en el concierto.

El momento de Dokken llegaba por fin. Visitante habitual de nuestra tierra en los últimos años, los comentarios generalizados iban en la línea de “ya sabemos que no está muy bien, pero a ver si el set list es de clásicos…” Preocupante que esa sea la idea previa de un concierto, especialmente cuando hablamos de una banda legendaria del Hard Rok, pero por desgracia los peores augurios iban a cumplirse. “Kiss of death” era la elegida para arrancar una actuación que puede calificarse con una simple palabra: lamentable. Don Dokken es un cantante, da nombre al grupo, indudablemente él es el líder de su banda. Pero es un vocalista incapacitado para ejercer su labor como cantante. En un estado físico deplorable, a años luz de aquel frontman fibroso de hace años, con una “alegría” en el cuerpo excesiva, sin parar de buscar un vaso cargado con una sustancia de sospechoso color caramelo, fue incapaz de conseguir que uno de los clásicos más recordados del grupo sonase como debía.

Alguno puede pensar que era por ser el primer tema, pero el destrozo de “Into the fire”, el despropósito en “Dream Warriors” o lo lastimoso de “The Hunter” nos mostró la auténtica realidad: Dokken no debería subirse a un escenario por respeto no sólo a su público, sino a sí mismo.

Afortunadamente los sufridores asistentes pudimos gozar de Jon Levin, guitarrista con una actitud y una forma de tocar que hacen olvidar al gran George Lynch. Y no es menos importante el trabajo de Barry Sparks, cubriendo a su jefe en casi todos los temas, o el del eterno Mick Brown en los tambores, intentando levantar a un público atónito por los desafines continuos de Dokken.

“Breaking the chains”, “Alone again” o “Unchain the night” continuaron en la misma senda. Gran guitarrista y patético cantante, cada vez más contento, y que incluso llegaba a achacar los problemas de su voz al técnico de sonido, que bastante tenía con tratar de evitar los acoples que se sucedían cada vez que el micrófono se acercaba demasiado a los monitores. Habría espacio también para “Tooth and nail” y para “When heavens comes down”. Incluso para una versión espantosa de “In my dreams” salvada ligeramente por el esfuerzo de un público que ya era consciente de estar asistiendo a un concierto para olvidar.

Acababa la tortura y la sala coreaba el nombre de Dokken. Este, feliz y sonriente, prometía volver muy pronto. La complacencia del público rockero volvía a aparecer de nuevo. Ante una actuación que hubiera merecido el abucheo más salvaje, la respuesta fueron grandes ovaciones, y ya a la salida, comentarios que insistían en lo escuchado antes de comenzar el concierto: “Bueno, ya sabíamos que andaba mal…” Sí, y sin duda, esa complacencia llevará a un artista en una situación penosa a pensar que, a pesar de todo, lo hizo tan bien como para volver a repetir su show mañana en cualquier otra ciudad… (Fernando Checa www.solo-rock.com Fotos Héctor Checa)

Etiquetas:

---------------------------------------------

1 Comments:

Blogger frogman said...

Estuve en el concierto y suscribo la critica al 100%. Es una lástima que Mr. Dokken no se replantee lo que esta haciendo, que no es más que hechar tierra asobre una banda genial de la época de los 80. No se como no de da verguenza. Al lado de Lenny Wolf parecia 50 años mañor y son más o menos de la misma quinta.En fin, de pena y mira que me gusta la música que hacen, pero cantando así y con esa actitud...

5:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home