CORSARIOS DEL METAL
El Festival del Año

HELLFEST 2014

Los Capitanes Corsarios

David Esquitino, Fernando Checa y David Collados

Suscríbete

Recibe el programa

en cuanto se publica

(PODCAST)

Abordajes Recientes

Crítica. Nikki Sixx. The heroin diaries
La semana de la Leyenda
Crítica. Journey. Revelations
Crítica. Sauze. Nada tiene sentido
Concierto. White Lion. 3 de julio de 2008
Crítica. Uzzhuaia. Destino Perdición
Crítica Perzonal War. Bloodline
Crítica. Silent Rage. Four letter world
Programa del 27 de julio de 2008
Crítica. Jorn. Lonely is the brave.

El Cofre

11/2006
12/2006
01/2007
02/2007
03/2007
04/2007
05/2007
06/2007
07/2007
08/2007
09/2007
10/2007
11/2007
12/2007
01/2008
02/2008
03/2008
04/2008
05/2008
06/2008
07/2008
08/2008
09/2008
10/2008
11/2008
12/2008
01/2009
02/2009
03/2009
04/2009
05/2009
06/2009
07/2009
09/2009
10/2009
11/2009
12/2009
01/2010
02/2010
03/2010
04/2010
05/2010
06/2010
07/2010
08/2010
09/2010
10/2010
11/2010
12/2010
01/2011
02/2011
03/2011
04/2011
05/2011
06/2011
07/2011
08/2011
09/2011
10/2011
11/2011
12/2011
01/2012
02/2012
03/2012
04/2012
05/2012
06/2012
07/2012
08/2012
09/2012
10/2012
11/2012
12/2012
01/2013
02/2013
03/2013
04/2013
05/2013
06/2013
07/2013
08/2013
09/2013
10/2013
11/2013
12/2013
01/2014
02/2014
03/2014
04/2014
05/2014
06/2014
07/2014
08/2014
09/2014
10/2014
11/2014
12/2014
01/2015
02/2015
03/2015
04/2015
05/2015
06/2015
07/2015
08/2015
09/2015
10/2015
11/2015
12/2015
01/2016
02/2016
03/2016
04/2016
05/2016
06/2016
07/2016
08/2016
09/2016
10/2016
11/2016
12/2016
01/2017
02/2017
03/2017
04/2017
05/2017
06/2017
07/2017
09/2017
10/2017
11/2017
12/2017

Colegas de Tortuga

Radio Enlace
El Mascarón de Proa
Rafa Basa
Rock Metal
Onda Salvaje
Alianza
La Jungla Rock
La Guarida de Morgan
Solo Rock
Los + Mejores
Metallia
TNT Radio
Onda Merlín
La hora del Guardián (Foro)
La Prisión del Placer
Anecdotario del Rock

Súbete al Galeón

Recuerda, en directo

Domingos a las 22:00



El Catalejo



La Perla Semanal

Abórdanos

El Zoco

miércoles, agosto 27, 2008

Concierto. Yngwie Malmsteen. 2 de julio de 2008

YNGWIE MALMSTEEN – Madrid, 2 de Julio 08, La Riviera.

Ver a un guitarrista tan legendario y virtuoso como el sueco Yngwie Malmsteen en directo siempre es un lujo y un placer. Ahora, esto siempre tiene dos caras y es que nos encontramos con lo esperado: un concierto muy bueno de un guitarrista y personaje único, influencia directa e indirecta de la mayoría de instrumentistas que han surgido a partir de él, pero que, por mucho aliciente (y atractivo) que supusiera el que viniera con Ripper como vocalista (que lo tenía, y parte del público iba atraído por ese detalle) el guión no cambió un ápice de lo que son sus conciertos desde tiempos inmemoriales: El gran guitarrista demostrando todas sus capacidades, improvisando sólos (incluso con la acústica), tocando todos los estilos, incluso cantando él mismo un par de temas, tirando mil púas, haciendo "helicópteros" constantes, posando, cambiando constantemente de guitarra, manejando al 100% el tempo del concierto, "correteando" a lo largo y ancho del escenario, tocando con orquesta pregrabada de fondo, manejando al público a su antojo, haciendo "posturitas"... y de vez en cuando incluyendo píldoras geniales de su carrera. Ahora, como decía antes, tocando es insuperable y es imposible no mirarle con la boca abierta, tocando mil notas por segundo, masturbando el mástil como nadie, acariciando el instrumento, sacando melodías y arpegios de dónde no los hay, y además dando espectáculo (esas patadas al aire me encantan, jeje) y haciendo que el show sea visualmente igual de atractivo que la mera parte sonora.

Me gustó mucho el detalle de encontrarme a un Yngwie tocando realmente heavy y agresivo cuando encaraba las canciones como tal, evidenciando que "Attack", "Unleash the fury" y suponemos que el próximo trabajo, no son casualidad. Muy bien Ripper también (aunque me da pena que esté una vez más infravalorado y detrás de un jefe que le dicta al 100% lo que puede y no hacer encima del escenario) pero es obvio que no termina de encajar en un grupo como éste por muy bien que cante, y es que su estilo es demasiado heavy y clásico cuando tiene que encarar temas de los primeros tiempos mucho más melódicos y hardroqueros de Yngwie. Pese a todo, fue un lujo escucharle encarar temas más duros como "Never die" (buena sorpresa que abría "The seven sign"), "Demon driver" (perfectos los aullidos 100% Owens en ésta), "Cracking the whip" o "Crown of thorns" del último disco, además de "I'll see the light tonite" para cerrar, posiblemente el clásico en el que mejor encajó vocalmente en mi opinión. Por otro lado, creo que otros clásicos como la preciosa "Dreaming (tell me)" (y eso que Ripper no lo hizo nada mal metido en su papel de barítono al principio del tema) empalmada con el "Gates of Babylon" de RAINBOW, o la insuperable "You don't remember I'll never forget" suenan algo extrañas con la voz de Ripper.



Entre los temas y momentos instrumentales, que abundaron y en ciertas partes se hicieron incluso pesados a no ser que expresamente hubieras ido a ver "eso" en el concierto, obviamente destacaron las más conocidas composiciones como son "Far beyond the sun", la gran "Black star" (con intro acústica) o "I'm a viking", además de la excelente "Trilogy suite" que cerraba el citado disco años ha y que en directo fue una pasada. Particularmente me gustaron mucho también los dos blues que se cantó el propio Yngwie, buen vocalista a mi entender pero con una voz más desgarrada y grave, especialmente la conocida "Red house blues" de Hendrix. Y no me puedo olvidar de la parte del concierto donde Yngwie se enfrentó con su guitarra a la orquesta que sonaba por los altavoces, demostrando una vez más que, gustos personales y egocentrismos aparte, es un compositor, intérprete y arreglista clásico excelente.

Finalmente fue la conocida "I'll see the light tonight" del gran "Marching out" (precedida por un último sólo, en este caso acústico, e instrumental conocida empalmada con la última versión clásica cantada por el propio Yngwie) después de hora y tres cuartos de demostraciones, carreras por el escenario a la par que por el mástil, momentos álgidos y otros mucho más monótonos y de lucimiento personal que se nos hacen más pesados a los que somos menos duchos en el arte de adorar a los guitarristas solistas, exquisiteces sonoras y algún que otro "purete" también, nos íbamos a casa con la misma sensación que se suele tener después de los conciertos del sueco: "qué bueno es, qué pasada de guitarrista, cómo mola en directo… pero ojalá tocara más canciones normales y menos sólos, improvisaciones y demás". (Texto y Fotos, David Esquitino)

Etiquetas:

---------------------------------------------