CORSARIOS DEL METAL
El Festival del Año

HELLFEST 2014

Los Capitanes Corsarios

David Esquitino, Fernando Checa y David Collados

Suscríbete

Recibe el programa

en cuanto se publica

(PODCAST)

Abordajes Recientes

Programa del 13 de septiembre de 2009
Deep Purple en concierto
Playlist, 13 de septiembre de 2009
Esta noche en Corsarios del Metal: Entrevista con ...
CENTINELA: “Espinas del alma”
Ya está disponible el programa del pasado domingo,...
Crítica. Alioth. 30º Norte
Mr. Big en Concierto
Playlist, 6 de septiembre de 2009
Esta noche en Corsarios del Metal: Conciertos y No...

El Cofre

11/2006
12/2006
01/2007
02/2007
03/2007
04/2007
05/2007
06/2007
07/2007
08/2007
09/2007
10/2007
11/2007
12/2007
01/2008
02/2008
03/2008
04/2008
05/2008
06/2008
07/2008
08/2008
09/2008
10/2008
11/2008
12/2008
01/2009
02/2009
03/2009
04/2009
05/2009
06/2009
07/2009
09/2009
10/2009
11/2009
12/2009
01/2010
02/2010
03/2010
04/2010
05/2010
06/2010
07/2010
08/2010
09/2010
10/2010
11/2010
12/2010
01/2011
02/2011
03/2011
04/2011
05/2011
06/2011
07/2011
08/2011
09/2011
10/2011
11/2011
12/2011
01/2012
02/2012
03/2012
04/2012
05/2012
06/2012
07/2012
08/2012
09/2012
10/2012
11/2012
12/2012
01/2013
02/2013
03/2013
04/2013
05/2013
06/2013
07/2013
08/2013
09/2013
10/2013
11/2013
12/2013
01/2014
02/2014
03/2014
04/2014
05/2014
06/2014
07/2014
08/2014
09/2014
10/2014
11/2014
12/2014
01/2015
02/2015
03/2015
04/2015
05/2015
06/2015
07/2015
08/2015
09/2015
10/2015
11/2015
12/2015
01/2016
02/2016
03/2016
04/2016
05/2016
06/2016
07/2016
08/2016
09/2016
10/2016
11/2016
12/2016
01/2017
02/2017
03/2017
04/2017
05/2017
06/2017
07/2017
09/2017
10/2017
11/2017
12/2017

Colegas de Tortuga

Radio Enlace
El Mascarón de Proa
Rafa Basa
Rock Metal
Onda Salvaje
Alianza
La Jungla Rock
La Guarida de Morgan
Solo Rock
Los + Mejores
Metallia
TNT Radio
Onda Merlín
La hora del Guardián (Foro)
La Prisión del Placer
Anecdotario del Rock

Súbete al Galeón

Recuerda, en directo

Domingos a las 22:00



El Catalejo



La Perla Semanal

Abórdanos

El Zoco

jueves, septiembre 17, 2009

Crónica del Metalway. Primera Parte

Crónica Metal Way, primer fin de semana:

MetalWay Festival contaba con la dudosa “buena idea” de ofrecer cinco días de conciertos repartidos a lo largo de dos fines de semana consecutivos. El primero de ellos, 19, 20 y 21 de junio, coincidente en el tiempo con el Festival Kobetasonik, que obligaba a decidir ante una encrucijada: ver a MÖTLEY CRÜE en Bilbao o disfrutar la vuelta de BARÓN ROJO en Zaragoza (en el recinto de Valdespartera) con su formación original. Difícil decisión que sin duda acabó lastrando en número de asistentes a ambos eventos. Ójala algún día dejemos de asistir a este tipo de situaciones que no hacen nada bueno por los fans o incluso por los propios miembros de la industria… pero aparte de esto vamos a centrarnos en contaros lo que vivimos en el festival.

Viernes 19 de junio

La fiesta de presentación montada para dar el pistoletazo de salida a la edición 2009 del Festival Metal Way no podía ser más interesante, contando con dos de las bandas más grandes de la historia en nuestro país, OBÚS y ANGELES DEL INFIERNO, una de los nuevos pilares de nuestra rica escena actual, ANGELUS APATRIDA, y dos caramelos del norte de Europa de los que seguro que se va a hablar mucho en los próximos años, EXTREMA y unos BULLET que me tienen enamorado con su estilo 100% ACCEPT. Lamentablemente, el viernes era día laboral y no fue fácil acudir con tiempo a Zaragoza para ver todos los conciertos del día, con lo personalmente que me tuve que conformar con llegar a eso de las 10 de la noche. Lo primero con lo nos encontramos al llegar al recinto fue con uno de los más molestos protagonistas del fin de semana: una incómoda y fría ventolera constante contra la que hemos tenido que luchar durante los tres primeros días del festival. Lástima que, aunque hayamos podido esquivar el calor sofocante que esperábamos, a su vez el viento haya sido triste condicionante de las tres noches (aunque por el día también pegaba), afectando al sonido, a la posición de las pantallas (que se tuvieron que mantener a ras de suelo por el peligro que suponía elevarlas con la fuerza con la que soplaba el viento) y especialmente a la comodidad de todos los que hemos estado en el festival, soportando sobre todo el sábado un frío horrible con el que ninguno contábamos.

Al tratarse de viernes, fue imposible llegar a Zaragoza a tiempo para ver las primeras actuaciones del día de presentación, así que tenemos que comenzar con OBÚS (pese a que sobre todo ANGELUS APATRIDA y BULLET dieron grandes conciertos). Están en una fantástica forma en los últimos tiempos, pese a que se siga haciendo raro verles en escena sin Juan Luis Serrano y Fernando Sánchez, bajista y batería clásicos de la banda. De todos modos, los protagonistas en los conciertos de los vallecanos son Paco Laguna y un Fortu, más comedido que otras veces a nivel de “espectáculo”, pero que cantó realmente bien, demostrando que sigue siendo uno de nuestros mejores vocalistas y “showmen”. Me sorprendió que hubo mucha gente viendo a OBÚS y algo menos después viendo a ANGELES DEL INFIERNO, pero bueno, el caso es que durante unos 70 minutos pudimos disfrutar de una fantástica “dosis de heavy metal”, con una banda que sigue 100% fiel a un sonido, estética y forma de entender su música (después de los coqueteos más actuales y pesados de principios de 2000 cuando se reunieron y editaron “Desde el fondo del abismo”). Desde los primeros temas que no pueden fallar como “Cállate”, “Pesadilla nuclear”, “Dinero, dinero”, “El que más” o “Sólo lo hago en mi moto”, hasta el fin de fiesta como “Vamos muy bien” o los bises como la gran “Que te jodan” o “Va a estallar el Obús”, una actuación más que correcta que nos dejó con muchas, muchas ganas de fiesta y buen heavy rock hasta el amanecer.

Y sí había ganas de disfrutar con OBÚS ni os cuento con ANGELES DEL INFIERNO, otra de las bandas más grandes de nuestra historia (evidentemente el triplete lo iban a rematar de lujo los “emperadores” del triunvirato el sábado... pero eso os lo contamos más adelante) y que obviamente había muchas ganas de ver ya que no es tan fácil o habitual disfrutar en España a los de Donosti. Además, el año pasado me/nos habían dejado bastante mal sabor de boca en su esperada actuación en el Leyendas del Rock en Agosto, y creo que todos teníamos ganas de redimirnos de aquella mala noche... pero lamentablemente no fue así y de nuevo hubo que constatar que ANGELES ya no están al nivel que su nombre merece y es que es duro reconocerlo pero no siempre se puede hablar bien de los grupos que más te gustan por mucho cariño que se les tenga. Está claro que los años no pasan en balde, pero Juan Gallardo empieza a llevarlo verdaderamente mal y esto afecta mucho al grupo, por supuesto.

Pese a todo, la intención era pasarlo bien e intentar disfrutar de más de una hora de superclásicos y de repaso a sus cinco primeros discos. Hubo buenos momentos como “Hoy por ti mañana por mí”, “Rocker” (de lo mejor de la noche y uno de los temas donde Gallardo volvió por sus fueros), la hardroquera y divertida “Nada que perder” o los momentos emotivos de las dos baladas, “Pensando en ti” y “Si tú no estás aquí” (que siempre emocionan), además de la tralla de “Donde estabas tú”. Por el contrario, fue duro escuchar algunos superclásicos como “Sombras en la oscuridad”, “Héroes del poder” o “Morirán con las botas puestas” como sucedáneos de los temas originales, sonando graves, sin chispa y sobre todo sin la voz suprema que los hizo inmortales. Al final del show fue mejorando algo la cosa, especialmente gracias a dos temas que no pueden fallar en directo como son “A cara y cruz” y la ultrapegadiza “666” Con la velocidad de “Fuera de la ley” se cerraba la primera parte del concierto”, antes de rematar con los dos grandes clásicos de la banda como son “Al otro lado del silencio”, que es imposible que no te emocione en directo, y por supuesto “Maldito sea tu nombre”, que todos coreamos pero sabiendo que era imposible oír los agudos inmortales que lo hicieron famoso.

Lo pasamos bien, vale, estábamos en una fiesta y quizás no se puede ser tan exigente como lo seríamos en un concierto en el que hubiéramos pagado exclusivamente para ver a la banda, pero a estas alturas no creo que sea suficiente para aprobar sin más la actuación de ÁNGELES en el Mëtal Wäy.

Y después de la decepción de ANGELES DEL INFIERNO, era el momento de disfrutar de una entretenida hora de versiones de AC/DC de la mano de la banda que ha montado el ex guitarrista de la BON SCOTT BAND, Tite, y que homenajean especialmente la época de Bon Scott basando su repertorio en los discos de esta época. Como ya hacía en su ex banda, Tite aparece vestido totalmente como Angus y el resto de la banda sigue de alguna manera el rol de los originales, con guitarra rítmico y bajista más parados detrás, el batería sencillo pero potente y efectivo (muy bueno Carles Badal, sí señor), y luego los dos protagonistas, “Angus” y “Bon” en primera línea sin parar ni un segundo de moverse. Destacar a un cantante fantástico, Frank Hinojosa, melenudo y con una voz impresionante y una energía contagiosa, además de la calidad en sí de la banda, que clavan a los “australianos”, aunque tengo que decir que aún les falta ese último punto de chispa que sí han conseguido THE BON SCOTT BAND después de muchos años. Tras esto, muchos enfilaron a la carpa Discometal que estuvo funcionando de maravilla hasta altas horas de la madrugada, algún último repaso al mercadillo (a ver si aún quedaba algo de manga larga) o directamente a la cama/tienda para reponer fuerzas que el día siguiente venía cargadito y empezaba pronto.




Sábado 20 de junio:

Tras la actuación de los madrileños SABATAN, que hicieron un buen trabajo pese a tocar poco más de media hora y ante no demasiado gente, era el momento de disfrutar de la primera actuación "grande" del día, y es que un grupo como AXXIS es de obligada asistencia para cualquiera que le gusta divertirse en una actuación festivalera. Por si alguno no los conoce, decir que estamos ante una de las mejores formaciones de hard/heavy melódico que han salido de Alemania y que, con más de 20 años de historia siguen pariendo discos excelentes y cumpliendo más que de sobra en directo. Además, cuentan con alguien como Bernhard Weiss, un excelente cantante y que como frontman no tiene precio, haciéndonos reír continuamente con sus simpáticas ocurrencias y buen rollo, dando forma a una hora de concierto que, pese a lo temprano que era (comenzaron a las 12:30) y el calor que pegaba fuerte entonces (pero con viento, claro), lograron aunar una buena cantidad de público y tuvieron una acogida fantástica desde el principio hasta el final de su hora de show, (destacando clásicos como “Little war”, “Kingdom of the night”, “Little look back” con alguna píldora de su ya penúltimo trabajo, “Doom of destiny”) convirtiéndose directamente en unos de los triunfadores del día sin duda.

Después de una extraña actuación de unos SAMAEL en permanente retro/autoevolución, entrábamos de nuevo en el recinto (que hasta los periolistos del metal comen) a poco de comenzar la actuación de los legendarios thrashers SODOM, y casi volando por el inmenso viento frío que ya empezaba a hacer estragos, pero eso no fue óbice para que cuajaran un concierto correcto, ante no demasiada gente, que todavía estaba ubicándose y que disfrutó de temas como “City of God”, “The saw is the law” o una versión estupenda de “Agent Orange” para cerrar con su clasicazo “Bombenhagel”, que fue un puro cañón. Unos minutos después de SODOM era momento de ver a Duff McKaggan´s Loaded, el proyecto del que fuera bajista de GN´R y actualmente en VELVET REVOLVER. Presentaron su disco “Sick” ante un público que inicialmente fue algo más numeroso que con Sodom, pero que a los pocos temas decidió que entre resguardarse del sol y el viento o la propuesta de Duff, sin brillo, con no demasiado buen sonido y poco conocida, la primera alternativa era la más interesante. La actuación trató de subir algo de nivel con versiones conocidas de IGGY POP y el recuerdo a AC/DC y JUDAS RIEST a modo de medley en un concierto que se hundía irremediablemente. Al final con Duff ya al bajo hubo el recuerdo a su ex banda con “Welcome to the Jungle”, la intro de “Paradise City” y “It´s so easy” en un intento de levantar un concierto que cada vez tenía menos asistentes. Ni aun así lo consiguieron, resultando uno de los shows más flojos del festival.

Uno de los platos fuertes del primer día venía a continuación. La reunión de RIOT, de la época de “Thundersteel” (86) era muy esperada y desde el primer momento se vio que Mark Reale y sus chicos atraían a un buen número de los asistentes que ya estaban en el recinto de Valdespartera. Con Tony Moore brillando a gran nivel en las voces y un salvaje Bobby Jarzombek aporreando su batería (impresionante), asistimos a un concierto de Heavy Metal clásico y sin concesiones. Por supuesto “Thundersteel” fue coreada con ganas por los asistentes al final del show, y antes “Metal soldiers” o “Flight of the warrior” demostró como los grandes grupos merecen regresar una y otra vez, pese a que RIOT no hayan sido especialmente populares en nuestro país. “Swords and tequila” llevó el baile de cabezas y puños a todo lo alto y el cierre a cargo del clásico “Warrior” hizo que todos asintiéramos mirándonos y conscientes de que habíamos visto un concierto excelente.




Los más heavys habíamos disfrutado de un clásico pero no menos lo son EUROPE, aunque en la rama más hardroquera. Lástima que el sonido les jugase una mala pasada (que les hizo empezar tarde y por tanto tener que recortar el set) y que, obligadoso por el viento, hubiera momentos en los que todos los matices acabaran perdidos en un ruido infame. Arrancaron con la nueva “Last look at Eden” aunque todo el mundo quería saltar con los clásicos, que no tardaron: “Superstitious”, “Rock the night”, “Cherokee” y por supuesto “The final countdown, para cerrar, aunque la primera parte del concierto estuvo basada en su actual etapa con temas como “Love is not the enemy” o “Always the pretenders”. Concierto irregular en una actuación que para muchos estuvo centrada demasiado en temas de la última etapa, dejando en el tintero algunos de los clásicos que les encumbraron a finales de los ochenta.

Llegaba el momento de ver de nuevo a otros clásicos de los festivales españoles: W.A.S.P., la banda de Blackie Lawless que sigue siendo un frontman inmenso (en todas sus acepciones) y que hace disfrutar al público desde el primer momento: ochenteno, provocador, “posturitas”, y con una voz que todavía se mantiene en registros aceptables. W.A.S.P. se centraron en su repertorio más clásico: “Wild child”, “Love Machine”, “The idol”, “I wanna be somebody” o “Blind in Texas” son una muestra de las canciones que pudimos cantar mirando embobados la sierra incrustada en la guitarra de Doug Blair o como Mike Duda no paró de moverse por el escenario pese a llevar una aparatosa rodillera que mostraba una lesión que no le impidió darlo todo. El sonido habría podido ser mejorable pero brillaron a gran nivel, como es habitual, dando uno de los conciertos del sábado sin duda. Que vuelvan siempre que quieran…




Empezábamos a estar cansados tras la paliza del viaje, el frío, el molesto viento y las horas de conciertos y esto no ayudó a que la actuación de BLIND GUARDIAN nos pareciera de lo más débil del Festival. Los alemanes nunca han sido un grupo especialmente divertido encima del escenario, se mantienen estáticos y Hansi (ahora con el pelo corto) no sobresale por su movilidad, pero en esta ocasión me llegaron a resultar bastante soporíferos. “This will end” no me parece un tema que tenga el “punch” para arrancar un concierto ni tampoco “Fly” es de sus canciones más añoradas. Algo mejor fue la interpretación de “Valhalla”, que no obstante sonó mucho menos agresiva de aquellos años atrás, o “Another holy war”. “The quest from Tanelorn” se hizo larga y aburrida y cuando llegó el momento final de “Mirror, Mirror” la cantidad de asistentes había bajado hasta niveles bajísimos. Concierto muy flojo y a olvidar de los germanos, que ni tan siquiera tocaron la famosa “The bard´s song” por falta de tiempo, con la que siempre han sido capaces de levantar hasta la peor de sus actuaciones.

El viento zaragozano, ese cierzo de pesadilla, nos trajo a continuación a unos brutales CHILDREN OF BODOM, que iban a conseguir de forma casi mágica que olvidáramos nuestro cansancio y el frío. Desde el primer minuto hasta el último, la ración de tralla interpretada con un gusto exquisito (si obviamos los decenas de “fucks” repetidos una y otra vez por Alexi Laiho e intercalados con esputos hacia cualquier parte del escenario), dura y sin contemplaciones. Una lástima que el viento se llevara parte de las melodías de los teclados de Janne Wirman, parte clave para entender el sonido de COB. “Hate me”, “Living dead beat”, “In your face”, “Blooddrunk”…, pura dinamita para los sentidos que atronó lo suficiente el recinto como para que los menos convencidos les prestaran la atención que se merecen. Cerrarían su concierto con “Hate crew deathroll” dejándonos absolutamente machacados y cuajando un aquelarre sonoro excepcional.

Más de once horas después, ateridos de frío y reventados de cansancio nos preparábamos para ver el concierto más esperado: la reunión de BARÓN ROJO, la mejor banda de Rock que ha dado nuestro país, por fin juntos en un momento que prometía ser histórico. Que lo fue por muchas razones, aunque sólo fuera por poder disfrutar de nuevo a los cuatro Barones sobre un escenario, en un concierto de dos horas y media, que fue cortado en tiempo incluso y que podría haber sido antológico de haber respetado la climatología y ser algo más temprano. Por desgracia los dos factores llevaron a que poco a poco la asistencia fuera mucho, muchísimo menor de lo que a todos nos hubiera gustado, y el concierto quedó en mucho menos de lo que tenía que haber sido. El propio Sherpa reconocería pocos días después que fue un suplicio cantar con las condiciones climáticas que sufrimos en Zaragoza.

No cabe duda de que había algo de morbo por ver a los hermanos De Castro compartiendo escenario con Sherpa, pero todo discurrió de forma cordial (incluso muy cordial entre sobre todo Armando y Sherpa). Con el bajista situado en la parte derecha y Armando en el centro, Carlos y Sherpa se turnaron en las voces durante varios temas. Sigo pensando que Carlos lo intenta con todo el pundonor del mundo, pero hubiera preferido escuchar “Tierra de vándalos” tocada tras el arranque de “Concierto para ellos” por la voz de Sherpa (en una forma vocal mucho mejor que la del aguerrido guitarrista). Sonaron tantos y tantos clásicos que es difícil pensar alguna de las grandes que quedara fuera: “Resistiré”, “Con las botas sucias”, “Cuerdas de acero”, “Las flores del mal”, “Breakthoven”, “El malo”, “Herencia letal”… la historia viva del Heavy Metal cantado en el idioma de Cervantes frente a nosotros. También, por fin pudimos ver a Carolina Cortés, la Baronesa (compañera de Sherpa) que siempre estuvo en la sombra y que escribió algunas de las mejores letras del grupo y al menos pudimos disfrutar de un concierto que todos esperamos que se repita, en un entorno más apropiado, para volver a reivindicar a BARÓN como ellos se merecen. Eran casi las cinco de la mañana cuando acababa la primera jornada oficial de un festival que sería recordado largo tiempo por el dichoso viento helado que nos azotó de forma inmisericorde y era momento de retirarse “a la piltra” con la imagen nostálgica de BARÓN ROJO en nuestras retinas.

Texto: Fernando Checa, David Esquitino y Patricia Eguía
Fotos: David Esquitino

Etiquetas:

---------------------------------------------