CORSARIOS DEL METAL
El Festival del Año

HELLFEST 2014

Los Capitanes Corsarios

David Esquitino, Fernando Checa y David Collados

Suscríbete

Recibe el programa

en cuanto se publica

(PODCAST)

Abordajes Recientes

Crítica. Dawn of Tears. Black chamber litanies
Programa del 26 de abril de 2008
Playlist. 26 de abril de 2009
Esta noche en Corsarios del Metal... INFERNOISE
Crítica. Infernoise. The chainsaw´s law
Festival Azkena Rock
Programa del 19 de abril de 2009
Crítica: Crown the Lost. Blind loyal faith
Concierto: Judas Priest + Megadeth + Testament
Concierto: Rage + Sabatan

El Cofre

11/2006
12/2006
01/2007
02/2007
03/2007
04/2007
05/2007
06/2007
07/2007
08/2007
09/2007
10/2007
11/2007
12/2007
01/2008
02/2008
03/2008
04/2008
05/2008
06/2008
07/2008
08/2008
09/2008
10/2008
11/2008
12/2008
01/2009
02/2009
03/2009
04/2009
05/2009
06/2009
07/2009
09/2009
10/2009
11/2009
12/2009
01/2010
02/2010
03/2010
04/2010
05/2010
06/2010
07/2010
08/2010
09/2010
10/2010
11/2010
12/2010
01/2011
02/2011
03/2011
04/2011
05/2011
06/2011
07/2011
08/2011
09/2011
10/2011
11/2011
12/2011
01/2012
02/2012
03/2012
04/2012
05/2012
06/2012
07/2012
08/2012
09/2012
10/2012
11/2012
12/2012
01/2013
02/2013
03/2013
04/2013
05/2013
06/2013
07/2013
08/2013
09/2013
10/2013
11/2013
12/2013
01/2014
02/2014
03/2014
04/2014
05/2014
06/2014
07/2014
08/2014
09/2014
10/2014
11/2014
12/2014
01/2015
02/2015
03/2015
04/2015
05/2015
06/2015
07/2015
08/2015
09/2015
10/2015
11/2015
12/2015
01/2016
02/2016
03/2016
04/2016
05/2016
06/2016
07/2016
08/2016
09/2016
10/2016
11/2016
12/2016
01/2017
02/2017
03/2017
04/2017
05/2017
06/2017
07/2017

Colegas de Tortuga

Radio Enlace
El Mascarón de Proa
Rafa Basa
Rock Metal
Onda Salvaje
Alianza
La Jungla Rock
La Guarida de Morgan
Solo Rock
Los + Mejores
Metallia
TNT Radio
Onda Merlín
La hora del Guardián (Foro)
La Prisión del Placer
Anecdotario del Rock

Súbete al Galeón

Recuerda, en directo

Domingos a las 22:00



El Catalejo



La Perla Semanal

Abórdanos

El Zoco

jueves, abril 30, 2009

Concierto. AC/DC + The Answer

AC/DC + The Answer. Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. 2 de abril de 2009

Hemos tenido que esperar casi una década para que AC/DC volvieran a visitarnos. A un país que les adora. En el que su logotipo pasó a formar parte del paisaje urbano, donde incluso les honramos dedicándoles una calle. Año tras año nos prometíamos que sería el que tocaría, que por fin veríamos a una de las bandas de Rock más grandes de todos los tiempos. Pero caían esos años y no llegaba el momento. Y por fin llegó la cita esperada.

Desde bastante antes de la apertura de puertas las colas estaban bien nutridas. Aunque afortunadamente la entrada se hizo sin demasiados problemas desde poco después de las siete de la tarde. Sin prisa pero sin pausa. Completando de forma continuada el aforo para disfrutar un aperitivo de primera categoría.

Puntuales, a las ocho y media de la tarde comenzaban The Answer. Avalados por dos discos muy potentes, el cuarteto se lanzaba a una misión compleja, abrir para AC/DC siendo desconocido por la mayoría de los asistentes al concierto. Pero lo lograron, y en la media hora que estuvieron sobre las tablas demostraron que el espíritu de Led Zeppelin sigue vivo. Cormac Neeson, perfecto en su papel de frontman setentero, recordó desde el primer momento a Robert Plant. Un vozarrón impactante y unas formas de moverse y animar al público hicieron el resto. Pese a un sonido algo hueco en los primeros minutos, en los que las inmensas gradas todavía no estaban pobladas, sus canciones directas, con un estilo que en ocasiones recordaba también a los mejores Black Crowes, lograron que temas como “Demon Eyes”, “Never too late” y “Under the sky” fueran bailadas por la multitud que como una inmensa marea hechizada comenzaba a notar cada vez más cerca el comienzo de AC/DC. Tiempo habrá de que vuelvan a nuestro país, y esperamos que sea pronto. Pues su juventud y su buen hacer puede llevarles a convertirse en una banda que de mucho que hablar.



Nueve y media en punto. Se apagaban las luces y en medio de un griterío ensordecedor la inmensa pantalla comenzaba a mostrar la película de dibujos animados con la que comienza el show. “Black Train” suponía el comienzo de la catarsis. Miles de personas con los ojos abiertos de par en par coreando el tema del último disco y que antes del comienzo de “Hell ain´t a bad place to be” ya eran muy conscientes de que el concierto permanecería durante años en sus retinas. Phil Rudd tras la simple batería, aporreando como sólo él sabe hacer. Cliff Willians con su pelo blanco, pero con la misma fuerza que siempre. Malcolm, eternamente poseído por el Rock and Roll. Brian, con su camisa negra sin mangas y su gorra, recibido como un mesías. Y por supuesto el espíritu, la magia, la savia a la que todas las miradas se dirigían, Angus, eterno, inmenso, en su pequeña estatura.

Musicalmente maravillosos, no hay que dejar de comentar lo fantástico de la producción. Dos gigantescas pantallas al lado de la batería, más una tercera en una parte superior permitían que el concierto fuera seguido desde cualquier ángulo. Lo real sucedía en el escenario, pero también en las pantallas que mostraban hasta el último detalle de la banda.
De nuevo un tema del último disco, “Big Jack” nos permitía la comparación de la voz de Brian cuando canta clásicos y cuando son temas más actuales. ¿Resultado? Cada día canta mejor.

La Gibson negra en esta ocasión de Angus avisaba de la vuelta al pasado con “Dirty deeds done dirt cheap”, y el solo era perfectamente televisado ante un escenario que pese a ser inmenso queda pequeño ante la inmensidad de los cinco músicos. Arrancaban los “oehs,oehs” que tanto le gustan a Brian y “Shot down in flames” no dejaba lugar para un mínimo descanso. Tal vez fue el único momento del concierto en el que la voz sonó algo diferente, pero con Angus desmelenado y el perfecto combo de Cliff y Malcolm en los coros, prácticamente no se notó.



“Thunder, Thunder” gritaba el Palacio de Deportes llamando a los rayos que se mostraban en las pantallas mientras el solo inconfundible de “Thunderstruck” nos convertía a todos en una fuerza demente incontrolada. “Black Ice” supuso un pequeño momento de respiro, pero casi un espejismo ante la presentación de “The Jack” por Brian en la pasarela que atravesaba el centro de la pista. Brian canta e interpreta. El boggie eléctrico por antonomasia, el blues descontrolado en el que Angus se despoja de su ropa. En esta ocasión sin mostrar en sus calzoncillos una bandera, sino los calzones de AC/DC.

“Hells Bells” llegó casi sin darnos cuentas. Esta vez Brian se columpió poco rato desde la gigantesca campana, pero no importó. “Shoot to thrill” nos mostraba el enloquecido baile de la oca por Angus, que sigue convirtiendo sus solos en espectáculo puro. Y espectáculo de nuevo en las pantallas mientras sonaba “War Machine”, “Anything Goes” y por fin “You Shock me all night long” incidiendo en la fiesta, desde la primera fila hasta el último asiento de la grada más alta. Tras "TNT", “Whole lotta Rosie” acercaba al clímax eléctrico a Angus Young. Clímax que alcanzaría y nos haría llegar a él con “Let there be rock”.



El show llegaba a su final pero aún quedaban “Highway to hell” y despedirnos a cañonazos. No era un sueño, estaban allí y eran ellos. Haciendo lo que siempre han hecho y como siempre lo harán. Y lo mejor es que en esta ocasión, falta muy poco para volverles a ver en directo.

Texto: Fernando Checa García
Fotos: David Esquitino

Etiquetas:

---------------------------------------------